La cara oculta de la migración haitiana

Pedro A. Hernández. Muchos lectores saben que, por su movimiento circular alrededor de la Tierra, la Luna siempre presenta la misma cara, lo que ocasiona que una parte del poético satélite de nuestro planeta nunca sea visible.

Lo mismo ocurre con la migración de ciudadanos haitianos hacia la República Dominicana. En el tratamiento de ese fenómeno social se enfatizan las condiciones en que son tratados los migrantes en su lugar de destino,lo que es justo, pero han quedado ocultas las motivaciones por las cuales emigran de su país de origen.

Factores de expulsión

Hay diversas teorías sociológicas acerca de las motivaciones que dan origen a las migraciones, una de ellas es la teoría de los factores push-pull o expulsión-atracción. Según esta teoría las y los emigrantes son expulsados de sus países o lugares de origen por factores tales como falta de acceso a tierra para la producción agrícola y ganadera, desempleos de larga duración, salarios bajísimos, pobreza y condiciones de vida deplorables causadas por la prevalencia de desigualdad económica y social, gobiernos despóticos y represivos que encarcelan o asesinan a sus opositores, entre otros.

La teoría de los factores push-pull o expulsión-atracción es aplicable a la emigración haitiana. En efecto, Haití es el país con mayor desigualdad de ingresos en el continente, y uno de los países más desiguales del mundo. Según cifras del Banco Mundial el 20% más rico de los hogares posee el 64% de los ingresos totales en el país y el 20% más pobre tiene sólo el 1%. El índice de pobreza alcanza casi el 70% de la población.

Haití posee además una profunda brecha rural-urbana. Más del 80% de quienes padecen pobreza extrema viven en las zonas rurales.No hay políticas sociales efectivas ni protección ciudadana. El respeto a los derechos humanos no es ni siquiera un relato, mucho menos una garantía para la mayoría de la población. El Estado ha sido un mecanismo de violencia y la represión contra el pueblo a través de las Fuerzas Armadas, y de acumulación de riqueza para la élite dominante.

La desigualdad en Haití viene de lejos

La desigualdad, pobreza, explotación y opresión que expulsa a las y los ciudadanos haitianos de su territorio viene de lejos, se inició pocos años después de la independencia de Haití de Francia en 1804.

En 1825, a cambio de reconocimiento diplomático y para evitar un bloqueo económico, Haití se vio obligó a pagarFranciala astronómica cifra de 150 millones de francos, que fueron luego reducidos a 60 millones, para compensar, supuestamente, a los franceses por las propiedades que habían perdido a consecuencia de la revolución de independencia haitiana.

Para hacer los pagos a Francia, la República de Haití no tuvo otra opción que tomar préstamos y endeudarse, debiendo destinar, durante unos 122 años, parte considerable del presupuesto nacional a ese fin y no a inversiones para el desarrollo económico y social y el fortalecimiento institucional de la República.

Sumado a las nefastas consecuencias causadas por Francia, a partir de 1915 entró en acción el imperio norteamericano. Estados Unidos ha intervenido militarmente en tres ocasiones en Haití (1915, 1994 y 2004), y tuvo 19 años ocupando el territorio (1915-1934), suficiente para hundir la economía y postrar la nación haitiana en la indigencia.

Además de eso, los Estados Unidos apoyaron la dictadura militar de los Duvalier (1957-1986), la cual masacró al pueblo haitiano por medio de su policía secreta (los llamados ‘TontonMacoutes’), saqueó los fondos del Estado a través de la corrupción y volvió a endeudar al país.

Con sus intervenciones militares y la ocupación del territorio, Estados Unidos propició la dependencia económica de Haití, así el  52% de la canasta alimenticia haitiana, constituida por productos que el campesinado haitiano sabe producir y tiene la tradición de producir, se importa desde EEUU (DickEmanuelsson.https://www.economiasolidaria.org/). Esa dependencia ha desmantelado el sector agrícola haitiano, propiciando el desempleo masivo pues más del 50% de la población vive de la tierra.

Como parte de la influencia norteamericana, a partir de los años 80 del siglo pasado (XX), el Banco Mundial impuso una política de liberalización económica que dio como resultado la disminución significativa de las políticas sociales del Estadoslo cual aumentó los niveles de desigualdad, las necesidades básicas insatisfechas, la malnutrición endémicas, el analfabetismo, los problemas sanitarios, entre otros, al tiempo que se incrementaron los beneficios para las corporaciones estadounidenses y la élite rica haitiana.

Además de la dependencia política y económica norteamericana, Haití posee una reducida clase dominante, una minoría de ricos que controla los mecanismos del débil Estado, y a través de la corrupción, la explotación y otros mecanismos, junto con el poder norteamericano, genera las grandes desigualdades sociales que mantienen postrado en la miseria a millones de ciudadanos haitianos.

Niveles desiguales de desarrollo. Mercado dual o segmentado

Todo el relato anterior se conjuga con el hecho de que entre Haití y República Dominicana existen niveles desiguales de desarrollo, lo que propicia lo que la Sociología denomina la teoría del mercado dual o segmentado, según la cual los movimientos migratorios son originados, fundamentalmente, por la inevitable necesidad de mano de obra de las sociedades más desarrolladas (Durán, 2015).

En el caso dominicano, se trata de que el empresariado aprovecha la mano de obra haitiana, cuya condición económica y social está por debajo de las condiciones de los trabajadores dominicanos, para pagarle bajos salarios y someterlos a condiciones de sobre-explotación, situación que facilita la masiva inmigración haitiana, que se produce por la corta distancia que existe entre Haití y Dominicana. Está suficientemente documentado que a menor distancia mayor volumen migratorio, algo que parece obvio.

Diálogo y articulación insular

Dado los elementos anteriores, me parece oportuno señalar que desde la izquierda dominicana es necesario retomar iniciativas que se realizaron hace algunos años para construir espacios de diálogo, análisis y acción entre organizaciones haitianas y dominicanas para impulsar la cooperación, la amistad, la solidaridad y la unidad entre los dos pueblos.

Existe el desafío de construir una relación política y de amistad con fuerzas progresistas y de izquierda de Haití para articular un movimiento insular de lucha que propicie la coordinación de acciones insulares en contra del racismo y del odio que a través de la historia han construido y difundido las élites dominicanas y haitianas.

Una relación-acciónque reivindique no solo los derechos de los inmigrantes haitianos en República Dominicana sino algo más importante, para luchar en Haití y en RepúblicaDominicana contra la dependencia y la dominación económica y política imperialista, y contra la explotación que en ambas naciones ejercen las respectivas clases dominantes.

En Haití existen estructuras social y política en cuyo seno hay movimientos feministas, ambientalistas, movimientos de jóvenes, campesinos, que tratan de complementar sus visiones y sus propuestas programáticas en pro del cambio del sistema político y económico haitiano.Con esas organizaciones y movimientos progresistas y revolucionarios haitianos, debemos coordinar acciones para superar la explotación y la opresión causantes de la pobreza, la miseria y el atraso de las poblaciones de ambos lados de la frontera, y a favor de la equidad, la igualdad de oportunidades, la defensa de los derechos humanos y ciudadanos, y de las libertades, así como para promover en los dos pueblos un sistemade economía solidaria, donde la gente trate de solucionar sus problemas cotidianos a través de una relaciones de producción que no sea la de acumulación capitalista mediante la propiedad privada.

Textos consultados

-          Durán Rodríguez, Rafael. Migración, mercado laboral y PEA. Revista Actualidad Estadística No. 7. Año 5. Escuela de Estadísticas, Universidad Autónoma de Santo Domingo -UASD-. Santo Domingo, 2015.

-          Alcides García y Lautaro Rivara.https://www.nodal.am/.

-          DICK EMANUELSSON. https://www.economiasolidaria.org/

-          World Bank Group. http://www.bancomundial.org/ .

-          https://es.wikipedia.org/wiki/Economia_de_Haiti

-          https://www.mas.org.ar/

RyCComentario