De México a Nicaragua a Colombia (O Petro u Ortega u Obrador)

Viajo con cierta frecuencia a México, a Nicaragua y a Colombia. Estos países son para mí tanto como la patria que me vio nacer. Mantengo un lazo informativo desde la distancia y un conocimiento visual de tú a tú cada vez que me encuentro en uno de ellos, lo que me permite tomarme el atrevimiento de hacer juicios de estos aun cuando muchos quieran desautorizarme por no haber nacido en ninguno de los tres. Me gusta lo mismo que le gusta a un mexicano a un nicaragüense o a un colombiano... Como la isla de San Andrés por ejemplo... (¡Bueno, no se vayan a pelear!)

 

En estos días, los tres países están pasando por momentos de tensión, donde su gente se siente con la responsabilidad de decidir por un gobierno de derecha o de izquierda. Nicaragua ya tiene un gobierno de Izquierda con Daniel Ortega; Colombia deberá elegir en una segunda vuelta entre Gustavo Petro (de izquierda) e Iván Duque (derecha) y México entre López Obrador (Izquierda) o Ricardo Anaya (derecha).

 

Como son tres países (tres temas), trataré de ser lo más ligero y claro para no confundirlos en el asunto. Mi opinión es que los gobiernos de derecha por lo general han sido títeres de los Estados Unidos, tal y como confesó en estos días el ex presidente de Panamá (otra de mis patrias) y hoy pedido en extradición, Ricardo Martinelli: Que él siempre hizo lo que la CIA le pedía"... Podemos pensar mayor humillación que esa?

 

No es nada nuevo que este país en donde habito, Estados Unidos, por causa y culpa de él mismo (eso lo explicare en otra entrega) ha sido el manipulador eterno de las marionetas de derecha en nuestra América morena. Los hombres que más han vendido su patria y las han entregado al uso indiscriminado de extranjeros por encima del bienestar de sus poblaciones han sido los gobernantes de derecha. 

Por eso, siempre me he inclinado hacia la Izquierda. ¡Ojo! No soy un fanático ni un ciego, como lo es la gran mayoría de las poblaciones del mundo, quienes solo leen los que les pongan en sus manos o ven lo que les presentan en la televisión... Los que no buscan por sus propios medios ni dudan de todo los que les dicen. Basta con conocer la historia de cada uno de nuestros pueblos para darse cuenta de las manos sucias y cobardemente escondidas que los han manipulado.

Creo que Ortega tiene que irse del poder en Nicaragua, porque se ha convertido en un empresario explotador que al igual que el dictador Anastasio Somoza al que combatió; hoy  es el nuevo dictador. ¿Será posible tanta ceguera y ambiciones que llevamos los  hombres? Que se vaya antes que sea demasiado tarde para él, porque un pueblo puede aguantar mucho, pero mucho es lo que arrastra cuando se levanta.

Petro debería de ganar en Colombia, al igual que López Obrador en México. No hay por qué temerle a la Izquierda; a quienes hay que temerle es a los Izquierdistas que se transforman en el poder en derechistas. Ortega seria  junto a Danilo Medina y Leonel Fernández (de República Dominicana) de todos los gobiernos de Izquierda que hemos tenido que hayan terminado en multimillonarios... (De maduro no voy a hablar ya que aun estoy investigando eso). 

Duque representa los intereses extranjeros y no los de su pueblo. La gente suele olvidar muy fácil que los mataban con los "falsos positivos" de Uribe, su mentor y padrino, quien autorizó bases militares norteamericanas y que tal vez, al igual que Martinelli, recibía  instrucciones de la CIA.

Petro propone una Colombia amiga y amorosa, enfocada en la tierra desterrando el odio y las divisiones que han mantenido a ese país en zozobra  por tantos años y devolviéndole lo que le han robado.

Obrador lo mismo: un México honesto y dinámico, dueño de su destino. Que les enseñe a estos capitalistas de derecha que se puede ser próspero sin engaños ni hurtos y sin tener que vender la patria para llenarse sus bolsillos.

Para dejarlo clarito, la Izquierda latinoamericana no es comunista, ni tampoco la Santa Inquisición; es humana y así lo ha demostrado, en Ecuador, Chile, Brasil, Argentina, Uruguay, Panama, El Salvador y Honduras. A muchos de esos gobiernos los han tratado de desacreditar (por supuesto la CIA de por medio), pero los hechos están ahí y son positivos y volveremos porque estamos abriendo los ojos de todos para que busquen y se informen y no solo escuchen lo que les hacen escuchar.